BLOG



Mejorando la escritura / Técnicas y sugerencias

A la hora de escribir, sobre todo si queremos publicar un libro, es muy importante que sepamos hacer un buen uso de los verbos de habla o verba dicendi.

Los verbos de habla o verba dicendi son verbos que designan acciones comunicativas —decir, responder, contestar...— o que expresan creencia, reflexión o emoción —pensar, lamentar, suponer...— y que sirven para introducir la voz del personaje, ya sea en estilo directo o indirecto.

Uno de los trabajos claves de la corrección de estilo de textos es la revisión de los verbos de habla de una novela

Directo:

—Y si confío en ti....

—No te arrepentirás —le dijo Juan.

Indirecto:

—Y si confío en ti....

Juan lo interrumpió diciéndole que no se arrepentiría.

Aunque el español es un idioma riquísimo en verbos de habla, lo cierto es que muchas personas tienden a reducir todos esos verbos a unos pocos. Así, sin ir más lejos, el verbo decir es el líder de todos ellos, pero no por esto el mejor. Decir tiene la ventaja de ser un verbo de habla genérico: está muy claro que  todo lo que, por ejemplo, se comenta, se explica, se proclama, se argumenta, se asegura o se critica, también se dice, porque se manifiesta verbalmente. Sin embargo, acudir al verbo decir cuando podemos acudir a verbos más concretos es desaprovechar las posibilidades de nuestra lengua y perder, por el camino, muchos matices significativos que podrían haber sido captados por el lector  y  que le habrían facilitado un mejor alcance de la realidad que pretendíamos transmitirle.

Corrección de estilo aplicada a los verbos de habla de una novela

Utilizaré un caso con tres variantes distintas para ejemplificarlo:

VARIANTE 1: DECIR-DECIR-DECIR

Los menos de treinta supervivientes se reunieron por la noche en el búnker principal. Después de aquel último asalto,  los nervios estaban crispados y los ánimos sucumbían.

—Esta lucha podrá acabar con nuestras vidas, pero nunca con nuestra dignidad —-dijo Baliero.

—La dignidad es un invento de los que no saben aceptar la realidad. En verdad, es de estúpidos que no saben más que perder el tiempo—le dijo Enardo.

—No digas eso. Nuestros padres no hubiesen querido vernos abandonar —-dijo Baliero—-. No es eso lo que nos enseñaron. Se esforzaron por hacernos fuertes y valientes y nos prepararon para que fuésemos capaces de afrontar la adversidad como auténticos hombres.

En este caso, el uso del verbo genérico decir hace que se nos escapen muchos detalles. Podemos imaginar la escena, pero disponemos de pocas pistas y esto puede hacer que la captemos de una forma ligeramente distinta a la que el autor pretendía. Así, puede que interpretemos que la conversación tiene lugar en un búnker lleno de gente pero que es una conversación privada entre Baliero y Enardo de la que los demás ni siquiera se percatan y que en cambio, en realidad,  lo que el autor tuviese en mente al escribirla fuera a Baliero haciendo un discurso público delante de todos sus camaradas.

VARIANTE 2: PROCLAMAR-INCREPAR-SUBRAYAR

Los menos de treinta supervivientes se reunieron por la noche en el búnker principal. Después de aquel último asalto,  los nervios estaban crispados y los ánimos sucumbían.

—Esta lucha podrá acabar con nuestras vidas, pero nunca con nuestra dignidad —-proclamó Baliero.

—La dignidad es un invento de los que no saben aceptar la realidad. En verdad, es de estúpidos que no saben más que perder el tiempo—lo increpó  Enardo.

—No digas eso. Nuestros padres no hubiesen querido vernos abandonar —-subrayó Baliero—-. No es eso lo que nos enseñaron. Se esforzaron por hacernos fuertes y valientes y nos prepararon para que fuésemos capaces de afrontar la adversidad como auténticos hombres.

En este caso, unos verbos más concretos nos orientan mucho mejor. El DRAE define proclamar como "Publicar en alta voz algo para que se haga notorio a todos". Por tanto, ya partiendo de esta base, entendemos rápidamente que en su inicio no estamos delante de una conversación privada sino de un discurso. Probablemente imaginemos a Bailero subido en alguna tarima desde donde es el protagonista, quizás con las manos alzadas, buscando llamar la atención del resto y hablando con cierta solemnidad. Por otro lado, el DRAE define increpar como "Reprender con dureza y severidad", lo que nuevamente enriquece nuestra percepción de la escena al intuir el tono impertinente en las palabras de Enardo, que interrumpiría delante de todos el discurso de Baliero. Finalmente, el verbo subrayar nos indica que Baliero no dice simplemente algo a Enardo, sino que hace hincapié en ello porque lo cree un argumento muy válido para convencerlo a él pero también muy válido para convencer al resto del auditorio. De alguna forma entendemos, pues, que retoma su discurso y que, al finalizar su última oración, ya se está dirigiendo de nuevo a todos.

Colocar el verbo de habla adecuado nos puede ayudar dándonos ideas sobre cómo enriquecer el texto. Así, todavía podemos mejorarlo:

Los menos de treinta supervivientes se reunieron por la noche en el búnker principal. Después de aquel último asalto,  los nervios estaban crispados y los ánimos sucumbían.

—Esta lucha podrá acabar con nuestras vidas, pero nunca con nuestra dignidad —-proclamó Baliero con entusiasmo desde lo alto de una mesa.

—La dignidad es un invento de los que no saben aceptar la realidad. En verdad, es de estúpidos que no saben más que perder el tiempo—lo interrumpió Enardo en tono increpante desde la multitud oyente.

—No digas eso. Nuestros padres no hubiesen querido vernos abandonar —-subrayó Baliero y, nuevamente dirigiéndose al auditorio y subiendo su tono de voz, añadió—-: No es eso lo que nos enseñaron. Se esforzaron por hacernos fuertes y valientes y nos prepararon para que fuésemos capaces de afrontar la adversidad como auténticos hombres.

VARIANTE 3: QUEJARSE-ASEGURAR-ARGUMENTAR

Los menos de treinta supervivientes se reunieron por la noche en el búnker principal. Después de aquel último asalto,  los nervios estaban crispados y los ánimos sucumbían.

—Esta lucha podrá acabar con nuestras vidas, pero nunca con nuestra dignidad —-se quejó  Baliero.

—La dignidad es un invento de los que no saben aceptar la realidad. En verdad, es de estúpidos que no saben más que perder el tiempo— aseguró Enardo.

—No digas eso. Nuestros padres no hubiesen querido vernos abandonar —-argumentó Baliero—-. No es eso lo que nos enseñaron. Se esforzaron por hacernos fuertes y valientes y nos prepararon para que fuésemos capaces de afrontar la adversidad como auténticos hombres.

En este caso, el uso del verbo quejarse nos informa de que muy probablemente el autor quiere que pensemos que nos encontramos ante una conversación privada ya comenzada. Imaginamos que Baliero y Enardo estaban ya hablando y que, muy fríamente, ya como si no le importara, Enardo acaba ahora de decir que al final todos van a perder la vida. Aquí empezaría una discusión en la que Baliero se quejaría de esta actitud suya resignada intentando convencerlo de que hay que ser positivo porque, aunque el enemigo acabe con sus vidas, no podrá hacerlo con su dignidad. El verbo asegurar nos indicaría a continuación que Enardo sigue aferrado a sus ideas y que no se deja convencer, y , ya al final, el verbo argumentar indicaría un nuevo intento de Baliero para persuadirle y que cambie de actitud.

En realidad no dista mucho de la primera versión decir-decir-decir, pero a diferencia de aquella versión, esta otra lleva consigo un importante matiz argumentativo y eso nos hace conscientes del tono general de discusión que ha querido darle el autor.

En definitiva, es importante tener en cuenta que hacer un buen uso de los verbos de habla nos va a ayudar sin duda a acercar lo máximo posible lo que escribimos con lo que tenemos en mente y a ofrecerle así al lector una visión más rica de la historia tal y como la percibimos nosotros en nuestra mente. De hecho, sacar el máximo partido de los verbos de habla resulta de gran importarncia a la hora de escribir un libro y es un valor que se tiene muy en cuenta por las editoriales al decidir si publicar un libro o no.

A continuación, un listado de algunos de los verba dicendi:

Aclarar,  aconsejar, adivinar, admitir, aducir, afirmar, alabar, alegar, aludir, amenazar, amonestar, anticipar, anunciar, aplaudir, apuntar, argumentar, asegurar, asesorar, aseverar, augurar, aventurar, avisar, berrear, bramar, burlarse, celebrar, censurar, chillar, clamar, comentar, comunicar, concretar, confesar, confirmar, considerar, contar, contestar, contradecir, corregir, criticar, cuchichear, darse cuenta, decir, declarar, demandar, describir, destacar, enfatizar, escribir, especificar, exclamar, explicar, exponer, expresar, fantasear, implorar, increpar, indicar, informar, insinuar, insistir, interrogar, invitar, justificar, lamentar, leer, manifestar, mascullar, matizar, mencionar, murmurar, musitar, negar, notificar, objetar, opinar, pedir, percatarse, planear,  precisar, pregonar, preguntar, presumir, prevenir, proclamar, proponer, protestar, puntualizar, quejarse, querer decir,  ratificar, recalcar, recomendar, reconocer, recordar, referir, reflexionar, refunfuñar, regañar, reiterar, rememorar, repetir, replicar, reprender, responder, revelar, señalar, sermonear, sostener, subrayar, sugerir, suplicar, suponer,  susurrar, vociferar.

Quizás te interese: La raya o guion largo en los diálogos, El inicio de una novela.

comentarios: