Los derechos audiovisuales

Los derechos audiovisuales o de adaptación audiovisual de una obra son, junto a los derechos de traducción, de los más delicados que existen, porque son los que permiten impulsar esa obra hacia nuevos horizontes de visibilidad y extender así su vida comercial, lo que sin duda ayuda al autor a consolidar su trayectoria como escritor.

Si quieres saber más acerca de los derechos de traducción, lee Los derechos de traducción. Aquí voy a ceñirme estrictamente a los derechos de adaptación audiovisual, es decir, aquellos que permiten llevar una obra a la radio o a la pantalla (como a película cinematográfica, serie televisiva o dibujos infantiles, por ejemplo).

Hay varios sistemas para que una obra pueda llegar a manos de un productor o un director. Puede encargarse de ello tanto la propia editorial como el agente literario o hasta nosotros mismos. Como ya comentaba en otro artículo, las empresas editoras cuentan con el rights manager, que es, dentro de la editorial, el que puede mover una obra para presentarla a las casas editoras extranjeras (para una traducción) y/o a los directores y productores (para una adaptación audiovisual). Por tanto, la editorial misma puede gestionar los derechos de adaptación audiovisual de nuestra obra. Sin embargo, si disponemos de un agente literario, también le podemos encargar a él ese trabajo. El agente, al margen de que se haya firmado o no un contrato de edición con una editorial, contactará directamente con las productoras y, si la obra suscita su interés, se encargará de gestionar todos los trámites legales. Finalmente, podemos presentarla nosotros mismos, aunque, sin duda, es la opción menos recomendada y en ese caso es imprescindible contar con un abogado.

Lo más habitual es que los derechos audiovisuales de una obra literaria se cedan a través de lo que se llama una "opción"  (contrato de opción de adaptación audiovisual).  La opción permite al adquirente escribir un guion a partir de la obra, buscar financiación (por ejemplo, ver si suscita interés en algún canal televisivo que pueda invertir en ella adquiriendo los derechos de emisión) y, en definitiva, intentar saber si podrá levantar o no la producción. Mientras dura la opción, el autor no puede ceder los derechos audiovisuales a favor de ningún tercero, por lo que, a cambio, es remunerado.

La opción suele formalizarse por dos años. Cuando el plazo vence, pueden pasar tres cosas:

a/ Que el comprador ya pueda levantar la producción. En ese caso, se firmará la ejecución de la opción para que adquiera la totalidad de los derechos, es decir, se formalizará el contrato de adaptación audiovisual propiamente dicho. El precio que se paga por la ejecución es bastante mayor que el que se paga por la simple opción. De hecho, la cantidad abonada por la opción suele ser muy pequeña, mientras que en la ejecución se paga ya una cantidad más razonable (los derechos se pueden adquirir por unos 20.000 euros hacia arriba, aunque hay que restarle el 21% de IVA).

b/ Que el comprador requiera más tiempo. En ese caso, se valorará si está realmente capacitado. Si puede demostrar que, aunque todavía no sabe si podrá levantar la producción, ha hecho de momento todos los pasos necesarios para que ello sea posible y los datos que aporta son claros y esperanzadores, la opción se podrá ampliar (normalmente a  dos  años más).

c/ Que el comprador no haya podido levantar la producción y desista de hacerlo. En ese caso, el autor recuperará sus derechos y podrá ofrecérselos a otro productor.

Si tenemos firmado un contrato de representación literaria con un agente, este puede firmar perfectamente el contrato de opción como parte cedente que nos representa. Lo más recomendable es que a ese contrato se anexe el contrato de adaptación audiovisual propiamente dicho al que ambas partes se comprometen si al final la parte cesionaria (el productor) adquiere definitivamente los derechos. Es decir, en el contrato de opción deben ya negociarse y establecerse las claúsulas y condiciones del futuro contrato de adaptación. Si no se hace así, pueden surgir problemas y puede que al final cualquiera de las dos partes se eche atrás. Pulsa aquí para descargarte un modelo básico de contrato de opción para la adaptación audiovisual de una obra.

En cuanto al producto cinematrográfico, en el contrato de adaptación audiovisual debe especificarse qué intervención tendrá el autor de la obra literaria en esa adaptación. Es decir, el autor puede intentar negociar por contrato un grado de supervisión de la obra para controlar que el desarrollo del guion y el rodaje se ajusten a sus expectativas.  En cualquier caso, no es fácil que un productor acepte eso, porque parte de la idea de que una novela y un guion de cine no funcionan igual desde el punto de vista narrativo y de que el control del autor solo va a entorpecer su trabajo. Normalmente, esta supervisión solo es aceptada ante los bestsellers, por una cuestión de no querer arriesgar: si la productora no les permite la intervención y luego la película es un fracaso, la culpa será irremediablemente de ella y su nombre quedará muy manchado.

Por otro lado, el autor puede también intentar negociar por contrato un porcentaje bruto de la taquilla. Por pedir, que no quede.

En todo caso, en el contrato de adaptación debe constar la obligatoriedad de que en los créditos de la producción audiovisual de la obra y en toda publicidad que se haga de ella se mencionen siempre tanto el título de la obra literaria como el nombre de su autor.

Pulsa aquí para descargarte un modelo básico de contrato de adaptación audiovisual de una obra.

Compartir en




 

El presente Política de Privacidad establece los términos en que RigorTextual usa y protege la información que es proporcionada por sus usuarios al momento de utilizar su sitio web. Esta compañía está comprometida con la seguridad de los datos de sus usuarios. Cuando le pedimos llenar los campos de información personal con la cual usted pueda ser identificado, lo hacemos asegurando que sólo se empleará de acuerdo con los términos de este documento. Sin embargo esta Política de Privacidad puede cambiar con el tiempo o ser actualizada por lo que le recomendamos y enfatizamos revisar continuamente esta página para asegurarse que está de acuerdo con dichos cambios.

Información que es recogida

Nuestro sitio web podrá recoger información personal por ejemplo: Nombre,  información de contacto como  su dirección de correo electrónica e información demográfica. Así mismo cuando sea necesario podrá ser requerida información específica para procesar algún pedido o realizar una entrega o facturación.

Uso de la información recogida

Nuestro sitio web emplea la información con el fin de proporcionar el mejor servicio posible, particularmente para mantener un registro de usuarios, de pedidos en caso que aplique, y mejorar nuestros productos y servicios.  Es posible que sean enviados correos electrónicos periódicamente a través de nuestro sitio con ofertas especiales, nuevos productos y otra información publicitaria que consideremos relevante para usted o que pueda brindarle algún beneficio, estos correos electrónicos serán enviados a la dirección que usted proporcione y podrán ser cancelados en cualquier momento.

RigorTextual está altamente comprometido para cumplir con el compromiso de mantener su información segura. Usamos los sistemas más avanzados y los actualizamos constantemente para asegurarnos que no exista ningún acceso no autorizado.

Cookies

Una cookie se refiere a un fichero que es enviado con la finalidad de solicitar permiso para almacenarse en su ordenador, al aceptar dicho fichero se crea y la cookie sirve entonces para tener información respecto al tráfico web, y también facilita las futuras visitas a una web recurrente. Otra función que tienen las cookies es que con ellas las web pueden reconocerte individualmente y por tanto brindarte el mejor servicio personalizado de su web.

Nuestro sitio web emplea las cookies para poder identificar las páginas que son visitadas y su frecuencia. Esta información es empleada únicamente para análisis estadístico y después la información se elimina de forma permanente. Usted puede eliminar las cookies en cualquier momento desde su ordenador. Sin embargo las cookies ayudan a proporcionar un mejor servicio de los sitios web, estás no dan acceso a información de su ordenador ni de usted, a menos de que usted así lo quiera y la proporcione directamente. Usted puede aceptar o negar el uso de cookies, sin embargo la mayoría de navegadores aceptan cookies automáticamente pues sirve para tener un mejor servicio web. También usted puede cambiar la configuración de su ordenador para declinar las cookies. Si se declinan es posible que no pueda utilizar algunos de nuestros servicios.

Enlaces a Terceros

Este sitio web pudiera contener en laces a otros sitios que pudieran ser de su interés. Una vez que usted de clic en estos enlaces y abandone nuestra página, ya no tenemos control sobre al sitio al que es redirigido y por lo tanto no somos responsables de los términos o privacidad ni de la protección de sus datos en esos otros sitios terceros. Dichos sitios están sujetos a sus propias políticas de privacidad por lo cual es recomendable que los consulte para confirmar que usted está de acuerdo con estas.

Control de su información personal

En cualquier momento usted puede restringir la recopilación o el uso de la información personal que es proporcionada a nuestro sitio web.  Cada vez que se le solicite rellenar un formulario, como el de alta de usuario, puede marcar o desmarcar la opción de recibir información por correo electrónico.  En caso de que haya marcado la opción de recibir nuestro boletín o publicidad usted puede cancelarla en cualquier momento.

Esta compañía no venderá, cederá ni distribuirá la información personal que es recopilada sin su consentimiento, salvo que sea requerido por un juez con un orden judicial.

RigorTextual Se reserva el derecho de cambiar los términos de la presente Política de Privacidad en cualquier momento.