BLOG



Mejorando la escritura / Dudas lingüísticas

A la hora de escribir un libro, debemos tener muy clara la diferencia que existe entre el guion, la resta y la raya.

  • El guion: -
  • La resta o signo de “menos”: (es el doble de largo que el guion).
  • La raya o guion largo: (es todavía más largo). En Windows se realiza con las teclas Alt + 0151 (del bloque numérico). En Mac se realiza con las teclas Alt + ⇧ +-.

Pues bien, en los diálogos, el signo que debe utilizarse es la raya. Sin embargo, muchos escritores noveles cometen el error de usar guion o incluso el signo de restar. Así, en el siguiente parlamento, solamente la primera versión es la correcta:

—Su abuelo dio el primer trabajo a mi padre —explicó Juan.

*−Su abuelo dio el primer trabajo a mi padre −explicó Juan.

*- Su abuelo dio el primer trabajo a mi padre -explicó Juan.

En los diálogos debe usarse el guion largo o raya, y no el guion.

Por tanto, si queremos escribir y publicar un libro debemos estar atentos a ese aspecto. De hecho, no nos bastará con saber que en los diálogos hemos de utilizar la raya. Deberemos, también, utilizarla de la forma correcta:

—Su abuelo dio el primer trabajo a mi padre —explicó Juan.

*— Su abuelo dio el primer trabajo a mi padre — explicó Juan.

*—Su abuelo dio el primer trabajo a mi padre— explicó Juan.

(De nuevo, las dos versiones marcadas con asterisco [*] son incorrectas).

A continuación detallo las normas para el correcto uso de la raya en los diálogos.

 

Uso de la raya o guion largo en los diálogos

La raya o guion largo en los diálogos sirve tanto para introducir las intervenciones habladas de los personajes como para introducir los incisos del narrador.

En el siguiente ejemplo, una raya introduce el parlamento:

     —Maite me ha comentado que llegará tarde.

En este otro ejemplo, una raya introduce el parlamento y otra raya introduce el inciso del narrador:

      —Maite me ha comentado que llegará tarde —dijo Carmen abriendo el sobre de azúcar.

Es muy importante que entendamos que el inciso está siempre dentro del parlamento, como apunte que se añade para matizar algo pero del cual se puede prescindir. Así, siguiendo el ejemplo anterior, en realidad deberíamos escribir:

     —Maite me ha comentado que llegará tarde —dijo Carmen abriendo el sobre de azúcar—.

Vemos que aquí el inciso queda cerrado por delante y por detrás, y que le sigue el punto que iría después de “tarde”. Es decir, el inciso queda incorporado entre “tarde” y el punto final del parlamento. Sin embargo, cuando más allá de ese punto el parlamento no sigue, se considera superflua la raya de cierre del inciso. Por eso lo correcto es escribirlo tal como lo he hecho la primera vez:

     —Maite me ha comentado que llegará tarde —dijo Carmen abriendo el sobre de azúcar.

Obsérvese que el punto que cierra el parlamento se pone detrás del inciso y no detrás de “tarde”.

Es muy importante utilizar correctamente la raya en los diálogos.

>La raya debe ir siempre pegada a la inicial de la palabra que introduce el parlamento, y con la sangría de la primera línea del párrafo (es decir, con el texto “entrado”).

Así, es correcto:

     Al poco rato de que hubieran pedido, el camarero se acercó y dejó amablemente en la mesa dos cafés y dos napolitanas.

     —Maite llegará tarde.

Y es incorrecto:

     *Al poco rato de que hubieran pedido, el camarero se acercó y dejó amablemente en la mesa dos cafés y dos napolitanas.

—Maite llegará tarde.

(porque el diálogo no está entrado).

     *Al poco rato de que hubieran pedido, el camarero se acercó y dejó amablemente en la mesa dos cafés y dos napolitanas.

— Maite llegará tarde.

(porque el diálogo no está entrado y la raya no está pegada a “Maite”).

     *Al poco rato de que hubieran pedido, el camarero se acercó y dejó amablemente en la mesa dos cafés y dos napolitanas.

     — Maite llegará tarde.

(porque la raya no está pegada a “Maite”).

>por su lado, el inciso del narrador también debe ir pegado a la inicial de la palabra que introduce. Además, debe ir precedido de un espacio que separe el inciso del parlamento.

Así, es correcto:

     —Maite llegará tarde —dijo Carmen abriendo el sobre de azúcar.

Y es incorrecto:

     *—Maite llegará tarde — dijo Carmen abriendo el sobre de azúcar.

     *—Maite llegará tarde— dijo Carmen abriendo el sobre de azúcar.

     *—Maite llegará tarde—dijo Carmen abriendo el sobre de azúcar.

>si tras el inciso el parlamento continúa, el inciso debe cerrarse con una raya pegada al final de él.

      —Maite llegará tarde —dijo Carmen abriendo el sobre de azúcar— porque tiene que hacer unos recados.

     *—Maite llegará tarde —dijo Carmen abriendo el sobre de azúcar —porque tiene que hacer unos recados. 

(porque la raya que cierra el inciso debe ir pegada al inciso).

>En caso de que el parlamento lleve un signo de puntuación justo donde hemos introducido el inciso, dicho signo se colocará al final del inciso, y no antes de él. 

      —Maite llegará tarde —dijo Carmen abriendo el sobre de azúcar—. Se ve que tiene que hacer unos recados.

(como el parlamento contiene un punto —“Maite llegará tarde. Se ve que tiene que hacer unos recados”—, dicho punto se coloca detrás del inciso y pegado a la raya que lo cierra).

      —Maite llegará tarde —dijo Carmen abriendo el sobre de azúcar—, cuando haya hecho unos recados.

(como el parlamento contiene una coma —“Maite llegará tarde, cuando haya hecho unos recados”—, dicha coma se coloca detrás del inciso y pegada a la raya que lo cierra).

Es incorrecto:

     *—Maite llegará tarde. —dijo Carmen abriendo el sobre de azúcar— Se ve que tiene que hacer unos recados.

(porque el punto debe ir tras el inciso).

     *—Maite llegará tarde, —dijo Carmen abriendo el sobre de azúcar— cuando haya hecho unos recados.

(porque la coma debe ir tras el inciso).

>excepcionalmente, en aquellos parlamentos que justo antes del inciso lleven signo de interrogación, signo de exclamación o puntos suspensivos  (todos ellos considerados de cierre y, en este sentido, equivalentes al punto) y que sigan tras el inciso, dicho signo se mantendrá antes del inciso y, además, el inciso se cerrará con un punto.

     —¡Maite llegará tarde! —exclamó Carmen abriendo el sobre de azúcar—. Se ve que tiene que hacer unos recados.

     —Maite llegará tarde… —dijo Carmen abriendo el sobre de azúcar—. Se ve que tiene que hacer unos recados.

Así, es incorrecto:

      *—¡Maite llegará tarde —exclamó Carmen abriendo el sobre de azúcar—! Se ve que tiene que hacer unos recados.

(porque en este caso excepcional el signo de puntuación no debe ir tras el inciso).

      *—¡Maite llegará tarde! —exclamó Carmen abriendo el sobre de azúcar Se ve que tiene que hacer unos recados.

(porque es un caso excepcional y aunque ya hayamos puesto la admiración, considerada signo de cierre, debemos volver a poner un punto tras el inciso).

>Cuando la palabra que introduce el inciso sea un verbo de habla (decir, manifestar, exclamar, afirmar…) [Quizás te interese leer El buen uso de los verbos de habla], la primera letra de esa palabra irá en minúscula.

     *—Maite llegará tarde —dijo Carmen abriendo el sobre de azúcar—. Se ve que tiene que hacer unos recados.

Y es incorrecto:

     *—Maite llegará tarde —Dijo Carmen abriendo el sobre de azúcar—. Se ve que tiene que hacer unos recados.

>Cuando la palabra que introduce el inciso no sea un verbo de habla (decir, manifestar, afirmar, susurrar...), dicho inciso no se entenderá dentro del parlamento. Por tanto, el parlamento se cerrará con punto y la primera letra del inciso irá en mayúscula.

Aunque el parlamento se haya cerrado con punto, el inciso también se cerrará con punto. La única excepción se dará si el inciso se cierra con una expresión del tipo "y añadió”. En ese caso, tras la raya de cierre irán dos puntos.

     —Maite llegará tarde. —Abrió el sobre de azúcar y volcó en la taza su contenido—. Se ve que tiene que hacer unos recados.

     —Maite llegará tarde. —Abrió el sobre de azúcar y volcó en la taza su contenido. Después, mirando a su compañera de nuevo, añadió—: Se ve que tiene que hacer unos recados.

>Cuando el parlamento del personaje se extiende en varios párrafos por tratarse de un parlamento muy largo, el primer párrafo se abre con raya y los demás se abren con las comillas de seguir, que no deben cerrarse al final.

     —Verás. Cuando yo era pequeña solíamos hacer muchas actividades en familia. En casa de mi madre eran muchos hermanos, y todos habían tenido muchos hijos. Así que yo tenía muchos primos con los que me pasaba domingos enteros jugando.

        »Recuerdo que una vez fuimos al bosque. Mamá había preparado una ensalada y una tarta de manzana. Mis tíos iban a llevar los refrescos y la carne para hacer a la barbacoa.

     »Salimos temprano. Pipo quiso venirse. Aunque había estado enfermo y todavía no estaba completamente recuperado, mama accedió a que viniera, así que le puse su correa y recibí en mi mejilla sus lametazos de agradecimiento.

>Si dentro de un parlamento hay otro parlamento, el segundo parlamento se reproducirá con la coma de seguir ante la raya:

     —En pocos minutos las calles quedaron desiertas. Desde mi escondite, sentía temblar todo mi cuerpo, como si no tuviera ya ningún control sobre él —seguía explicando el chico—. Y de repente vi a dos policías escondidos a pocos metros de mí. Susurraban pero podía entender todo lo que decían.

     »—Tranquilízate, Mike —dijo el más alto a su compañero.

     »—¡¿Cómo?! —exclamó él—. ¡Toda la patrulla ha sido absorbida por ese monstruo! ¡Cómo voy a tranquilizarme!

     »—Según el manuscrito que hallamos, la metamorfosis de esa cosa puede resolverse, y seguramente todos los efectos que haya causado desparezcan también.

     »—¿Significa esto que todos los que han muerto volverían a la vida? —preguntó el tal Mike.

     »—Exactamente.

>en los diálogos, los incisos que correspondan al personaje que esté hablando, y no al narrador, deben ir entre paréntesis:

     —La profesora me dijo (o al menos creo recordar) que cada error de ortografía descontaría medio punto —dijo el chico.

Y es incorrecto:

      *—La profesora me dijo ­ —o al menos creo recordar— que cada error de ortografía descontaría medio punto —dijo el chico.

comentarios: